El Centro de Congresos y exposiciones no podrá nunca inscribirse en la Red Nacional de Centros que albergan este tipo de eventos

02/05/2017.- IU desde hace tiempo nos estamos interesando de las razones que hacen que el mal llamado Palacio de Exposiciones y Congresos de la ciudad no esté registrado en la Asociación Nacional de Palacios y Congresos.

Dicho centro de exposiciones y congresos lleva construido algo más cuatro años con un coste de más de dos millones de euros. En su día tanto el PSOE de Víctor Mora como C’s de Juan Marín anunciaron que dicho centro serviría para situar a Sanlúcar en el mapa de ciudad que disponía de la infraestructura necesaria para albergar eventos de esta índole.

A raíz de una moción, cínicamente presentada por C’s a finales del año pasado, solicitando la inscripción del centro sanluqueño en la red nacional de congresos y exposiciones, supimos con asombro que no estaba inscrito en ningún sitio.

A raíz de ello, IU se interesó por las causas de la no inscripción. Nuestro asombro subió más cuando se nos contesta lacónicamente que no se puede inscribir en la Asociación Nacional de Congresos y Exposiciones porque no cumple los requisitos necesarios para ello.
Insistimos preguntando cuales son los requisitos que no cumple el centro de congresos de la ciudad y ahora nos contesta el señor alcalde que los requisitos que no cumplen están en relación con los metros cuadrados necesarios y estancias separadas en zona expositiva, sala de prensa, sala de reuniones y de prensa, así como de cafetería.

De todo ello se desprende que, si lo construyeron sin saber los requisitos mal, si lo sabían y decidieron construirlo, peor. Si sabían que no cumplía los requisitos y anunciaron que situaría a Sanlúcar en el mapa de ciudad que tiene la infraestructura para albergar este tipo de eventos, mintieron y si lo anunciaron sin saberlo, mintieron igualmente.

A Víctor Mora y compañía no le ha importado que una inversión de más de dos millones de euros tenga tan poco rédito económico y social para la ciudad, porque su objetivo era conseguir el titular electoralista de la construcción y el de tener un lugar donde celebrar sus desayunos y meriendas en donde dar riendas suelta a su clientelismo político.