El alcalde del paro y la pobreza, ahora es también conocido por el alcalde de las chapuzas

Carmen Álvarez: “La inoperancia y la incapacidad de Víctor Mora y compañía hacen que cada actuación tenga sobre coste y dilación en el tiempo.”

 

19/02/2019.- Víctor Mora es conocido dentro y fuera de Sanlúcar como el alcalde del paro y de la pobreza, así como, por la insensibilidad con que se muestra con los problemas sociales.

Después de todo lo que está ocurriendo en la Plaza de Abastos es también conocido ya, como el alcalde de la chapuza. Porque de chapuza hay que conceptuar ya las obras de la Plaza de Abastos, debido a las numerosas anomalías que semanas tras semanas están surgiendo y afectando gravemente al desarrollo comercial de no pocos puestos en la plaza de abastos. Anomalías que lejos de ser circunstanciales denotan problemas estructurales en las obras y de aquí que no haya semana que no salga a relucir una nueva anomalía.

Para la candidata de IU a la alcaldía de Sanlúcar, Carmen Álvarez, “Donde ponga la mano Víctor Mora, todo es esperable menos una buena gestión y un buen resultado. En el caso de la Plaza de Abastos, chapuza fue el mercado provisional de La Calzada, chapuza fue el traslado de los comerciantes a la nueva plaza de abastos, chapuza fue el canon ilegal que se le pretendió cobrar a los comerciantes de la plaza de abastos y chapuza está siendo el resultado de las obras con una constante de incidencias en las canalizaciones y filtraciones de agua, en la red eléctrica, malos olores, problemas en la extracción de aire, el montacargas en mal estado, ausencia de aire acondicionado…etc. Es por ello que desde IU Sanlúcar registramos una petición de información por registro general del Ayuntamiento el pasado 15 de febrero pidiendo al ayuntamiento el expediente completo de recepción de las obras y una descripción pormenorizada de cada una de las actuaciones que se están llevando a cabo posteriormente a la recepción de las obras”, comenta la candidata a la alcaldía por Izquierda Unida, Carmen Álvarez.

“Las chapuzas también se están dando en otras calles de la ciudad, como la calle Santo Domingo, la calle peatonal de la Victoria, la calle Ruiz de Somavía que se ha tenido que levantar los adoquines por enésima vez, así como la calle Bolsa, en la que, tras acometerse obras para ensanchar la calzada, ahora se lleva a cabo todo lo contrario, es decir, obras para estrechar la calzada y evitar el aparcamiento en esa calle. La visera del campo de futbol de El Palmar, cuyo proyecto tuvieron que rehacer al darse cuenta que la base que sustentaría la inicialmente proyectada no era lo suficientemente consistente para ello”, concluye Álvarez.

Estos son algunos ejemplos que sirven para comprender por qué Víctor Mora recibe entre gran parte de los sanluqueños y sanluqueñas ya el apelativo de alcalde Chapuzas.

Todas esas obras, fruto de la improvisación y la descoordinación, además de ocasionar el lógico malestar a los sanluqueños y visitantes y a los establecimientos de hostelería, están ocasionando sobre costes en los proyectos iniciales.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta