Artículo de opinión del secretario de Acción Política y concejal de Izquierda Unida Sanlúcar, Fernando Cabral

“Da igual que la gente mienta. Si tiene más propaganda, más medios, más portadas y más presupuesto, gana. Si la verdad es irrelevante en el debate político, ¿quién gana? El que mejor mienta”.

Haciendo un duro ejercicio de abstracción del autor de estas palabras, que no es otro que el presidente de un partido desde donde se ha mentido y engañado de manera sistemática a los ciudadanos, a modo de reflexión y bajando al plano municipal, voy a utilizar estas palabras que entrañan no poca verdad a pesar de que la credibilidad de quien la dice, como insigne representante de la derecha, es algo más que cuestionable.

En el pasado Pleno municipal de julio, pudimos ver un claro ejemplo de que mentir para algunos representantes políticos es fácil, pudiéndose pensar que casi está en su ADN. Es casi tradicional por su continuidad, que el PSOE de Víctor Mora mienta respecto a la situación económica del Consistorio. En esta ocasión, a pesar de tener por delante sendos informes de Tesorería y de Intervención que dicen todo lo contrario respecto a lo que manifiestan sobre las cuentas del Ayuntamiento. Pero les da igual, ya que tienen dos medios de comunicación (pagados por todos los sanluqueños y sanluqueñas) a su servicio para que sus mentiras pasen como verdad ante la opinión pública.

La delegada de Hacienda, Inmaculada Muñoz, mintió sin despeinarse como de costumbre, al referir que las cuentas del Ayuntamiento van muy bien, hasta el punto de afirmar que prácticamente están saneadas. Mientras que en los citados informes se constata que los proveedores municipales tienen que esperar más de dos meses para poder cobrar por los servicios prestados. También obvia que la deuda bancaria ha crecido hasta los 64,4 millones de euros de la que anualmente hay que pagar millonarios intereses, con un Remanente Negativo de Tesorería de casi 22 millones de euros, debiéndose aún a la Junta de Andalucía, Agencia Tributaria y Seguridad Social en su conjunto cerca de 17 millones de euros. Hace apenas dos años, esta misma delegada afirmó en Pleno, en lo que creímos como un arranque inusual de sinceridad, que la situación económico-financiera del Ayuntamiento era catastrófica y ahora dice que la economía municipal esta prácticamente saneada. Igualmente dijo que en 2020 el Remanente de Tesorería iba a dejar de ser negativo y aún esta cifrado en más de 22 millones en negativo.

¿Cuándo dice la verdad la delegada? ¿Hace dos años? ¿Ahora? o ¿miente en ambas ocasiones? Da igual, Costa Noroeste TV y el panfleto semanal se encargarán de que solo llegue a los sanluqueños un solo discurso al respecto, haciendo de sus mentiras verdades absolutas.

Hay quien dijo que en la guerra, la primera víctima es, por desgracia, la verdad. Del mismo modo, en el debate político hay quienes han convertido la verdad, si no en víctima, en algo irrelevante y mentir en un ejercicio cotidiano en el que solo gana quien tenga menos escrúpulos para hacerlo y posea, a su vez, los resortes económicos y mediáticos necesarios para que sus mentiras y medias verdades pasen como verdad.